INICIO    QUIENES SOMOS    SERVICIOS    PROGRAMACION    NOTICIAS    VIDEOS     FOTOS    CONTACTO
  ESPACIO FM  /   Tabaré Vázquez viaja a la asunción de Bolsonaro
 
página siguiente   página siguiente
Tabaré Vázquez viaja a la asunción de Bolsonaro
31 dic 2018 . ESPACIO FM .

 

Llegó la hora de la verdad para el nuevo estadista

El mandatario electo de Brasil comenzará a marcar su impronta al estilo Trump en un parlamento sin mayorías.

El presidente uruguayo Tabaré Vázquez viajará en las primeras horas del 1º de enero hacia Brasilia para participar de la asunción del presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro.

Vázquez fue invitado a la ceremonia, pese a las dudas que existían en el gobierno sobre cómo sería el relacionamiento luego de los anuncios del nuevo gobierno.

Bolsonaro llamó a todos los gobernantes de la región (Piñera, Macri, Abdo), pero no al presidente uruguayo. En el gobierno la lectura fue clara.

Sin embargo Vázquez pidió a sus ministros que no se pronunciaran políticamente sobre el resultado electoral de Brasil.

Su pedido no logró totalmente su cometido: la ministra de Educación Marìa Julia Muñoz opinó que la ciudadanía uruguaya "no es tan retrógrada" para apoyar un candidato con las propuestas de Bolsonaro.

Más allá de eso, Uruguay fue el país que más demoró en pronunciarse oficialmente sobre la victoria de Bolsonaro y el presidente debió llamar a conferencia de prensa para aclarar la posición oficial y anunciar que iría a la toma de posesión.

PROTECCIÓN ANTIMISILES

El martes, será proclamado en Brasilia 38º presidente del gigante sudamericano, en medio de un impresionante dispositivo de seguridad.

"La fiesta está pronta. Será segura, la coronación de un proceso democrático", afirmó el domingo Sergio Etchegoyen, jefe del Gabinete de Seguridad Institucional (GSI) de la Presidencia tras el ensayo de la ceremonia.

Figurantes simularon el trayecto de Bolsonaro y su esposa Michelle por la Explanada de los Ministerios. Pero es una incógnita si lo harán en auto descapotable, un Rolls Royce usualmente utilizado para los traspases de mando.

El recorrido va de la Catedral al Congreso -donde será investido formalmente- y al Palacio de Planalto, para el traspaso de la banda presidencial con el saliente Michel Temer. Por la noche, habrá una recepción en el Palacio de Itamaraty (cancillería).

La ceremonia, para la que se esperan de 250.000 a 500.000 personas, estará vigilada por un sistema antimisiles, aviones de combate y un riguroso control en suelo.

El operativo velará también por los mandatarios y autoridades extranjeras presentes, como el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

El público tendrá que atravesar por lo menos cuatro puntos de control y detectores de metales instalados en lugares aleatorios.

También fueron impuestas restricciones de circulación a los reporteros que cubrirán el evento.

Aunque hay previsiones de lluvias, no se podrá llevar paraguas: tampoco coches para bebés, mochilas, bolsos o máscaras. Las botellas de agua, animales, objetos cortantes, productos inflamables, fuegos artificiales y láser también están prohibidos.

PRIORIDADES

Este excapitán del Ejército creció aupado por la insatisfacción popular provocada por la crisis económica, el desempleo, los altos índices de violencia y los escándalos de corrupción de los últimos cuatro años.

En materia económica, su prioridad número uno es tramitar en el Congreso una reforma del sistema de jubilaciones para reducir su impacto en las cuentas públicas. Pero la medida, altamente impopular, no será fácil de aprobar y requerirá arduas negociaciones con los legisladores.

Otra de sus banderas de campaña ha sido la flexibilización de la posesión de armas, bajo el argumento de que las "personas de bien" deberían poder defenderse de los delincuentes.

Aunque algunos especialistas señalan que las restricciones que hoy existen por ley deberían modificarse a través de una nueva ley, Bolsonaro anunció el sábado que pretende cambiar algunas restricciones por decreto una vez que asuma la presidencia.

Una encuesta del instituto Datafolha divulgada este lunes revela que el 61% de los brasileños cree pese a todo que la posesión de armas de fuego "debe ser prohibida, porque representa una amenaza a la vida de otras personas". Esa postura era defendida por un 55% de los encuestados en octubre, según el instituto.

Bolsonaro impondrá un giro a la derecha también en la política exterior, con una mayor aproximación con países como Estados Unidos e Israel.

CON GILBERTO GIL

Antes de la asunción de Bolsonaro, los brasileños festejarán el año nuevo con sus habituales fuegos artificiales, sobre todo en la playa de Copacabana, en Rio de Janeiro, donde se espera la presencia de unas 2,7 millones de personas.

El Cristo Redentor, monumento icónico de Rio y de Brasil, será iluminado con proyecciones tridimensionales y se creará la ilusión de que gira y extiende sus enormes brazos hacia los barrios que normalmente quedan a sus espaldas.

Animarán la fiesta artistas como Gilberto Gil -que durante la campaña electoral firmó un manifiesto contra Bolsonaro- así como la cantante de pop y funk carioca Ludmilla y Baby do Brasil.

CLARA VICTORIA

La hora de la verdad ha llegado para Jair Bolsonaro, que podrá demostrar a partir del martes si tiene tanta habilidad para gobernar Brasil como para hacer diatribas electorales contra la corrupción política, los partidos de izquierda y la "ideología de género".

El exmilitar, de 63 años, llega con una legitimidad conferida por una clara victoria en las urnas y con un paisaje político devastado por cuatro años de escándalos de corrupción, de crisis económica y de auge de la criminalidad. La izquierda está dividida y los partidos de centro-derecha quedaron reducidos a fuerzas inexpresivas.

El Partido Social Liberal (PSL) del mandatario, con apenas 52 escaños de un total de 513, será la segunda bancada de una pulverizada Cámara de Diputados.

Para asegurar la gobernabilidad, deberá mantener la convergencia de los lobbies transpartidarios que le dieron un apoyo clave en la campaña: los grandes productores agrícolas, las ultraconservadoras iglesias pentecostales y los defensores de la flexibilización al porte de armas.

También obtuvo el respaldo del mundo de los negocios, seducido por sus promesas de recortes fiscales y privatizaciones.

RETÓRICA ELECTORAL

La tarea se anuncia compleja. La reforma del régimen de jubilaciones, considerada esencial por su equipo económico, encuentra resistencias entre sus propios aliados. Y el acercamiento con Israel es visto con desconfianza por los exportadores de carne, que temen represalias comerciales de los países árabes.

Desde las elecciones, Bolsonaro tuvo que dar marcha atrás o dejar en veremos algunas de sus promesas, sin dar señales de por dónde arrancará.

"Estamos en vísperas de la asunción del presidente electo y aún hay una gran incógnita sobre cómo será el gobierno", afirma Rogério Bastos Arantes, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Sao Paulo (USP).

Uno de sus pocos anuncios concretos fue el de la retirada de Brasil del Pacto Mundial de la ONU sobre Migración. Otro, la precipitación del fin de la cooperación médica con Cuba.

Esas medidas contentan a su electorado, movilizado por una virulenta campaña de ruptura con ideas universalistas y con los legados del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), que gobernó de 2003 a 2016.

Pero Bolsonaro aún no ha emitido señales de que pretende ser, como lo prometió ante la corte suprema el 10 de diciembre, "el presidente de los 210 millones de brasileños (…) sin distinción de origen, raza, sexo, color o religión".

Bastos Arantes afirma que si esas señales se hacen esperar demasiado, Brasil podría sumirse en una "crisis de gobernabilidad".

"Bolsonaro tiene que decirle a la sociedad lo que pretende hacer positivamente, no solo negativamente", apunta el politólogo, y previene: "Es muy difícil gobernar y relacionarse con las instituciones en base a su retórica de campaña".

"PODER POPULAR"

En su discurso ante la corte suprema, Bolsonaro evocó la posibilidad de sacudir el actual sistema de representación, a través de "una relación directa" con el pueblo gracias a las redes sociales, su herramienta de campaña preferida.

"Las elecciones de octubre revelaron una realidad distinta de las prácticas del pasado. El poder popular no precisa más de intermediación. Las nuevas tecnologías permitieron una relación directa entre el elector y sus representantes", afirmó.

Para Bastos Arantes, "el estímulo a la beligerancia puede continuar (…), porque existen mecanismos constitucionales que pueden usarse para dar apoyo al presidente por vía de referendos".

"Hay un escenario aún muy abierto, con un riesgo de invertir en un enemigo interno, que pude ser también externo", prosigue, recordando que Bolsonaro, alineado diplomáticamente con el estadounidense Donald Trump, multiplica las declaraciones hostiles contra el colapsado régimen socialista de Venezuela.

"Inventar un enemigo externo para sostenerse internamente es una fórmula muy conocida", señala.

UN NOSTÁLGICO

Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura militar (1964-85), formó un equipo de 22 ministros, siete de ellos militares retirados; confió el ministerio de Economía al ultraliberal Paulo Guedes, el de Relaciones Exteriores a un diplomático convencido de que Trump puede "salvar a Occidente" y el de la Mujer, Familia y Derechos Humanos a una pastora evangélica.

En Justicia, colocó al juez anticorrupción Sergio Moro, figura emblemática de la Operación Lava Jato, que llevó a la cárcel a decenas de políticos, incluyendo al expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva.

El gobierno entrante reveló esta semana detalles de su plan de puesta en marcha de ese equipo dispar, en su mayor parte sin experiencia política, para sus primeros cien días.

El texto fija cuatro etapas a 10, 30, 60 y 90 días para la identificación y el encaminamiento de propuestas prioritarias, así como para la eventual revocación de decretos y leyes existentes.

Prevé finalmente "una ceremonia de celebración de los 100 días de gobierno, el 11 de abril".

El mundo se habrá hecho entonces, quizás, una idea de lo que es el Brasil de Bolsonaro.

Fuente https://www.subrayado.com.uy/tabare-vazquez-viaja-la-asuncion-bolsonaro-llego-la-hora-la-verdad-el-nuevo-estadista-n522733


 
   OTRAS NOTICIAS SOBRE : ESPACIO FM
 
Consejo de Salarios
31 dic 2018 .
ampliar  
TEMPORAL
31 dic 2018 .
ampliar  
Billetes plásticos
31 dic 2018 .
ampliar  
Llegó Griezmann para el casamiento de Godín
26 dic 2018 .
ampliar  
Gran incendio en un supermercado
26 dic 2018 .
ampliar  
 
 
   PUBLICIDAD / EMPRESAS ANUNCIANTES
 
   
PUBLICAR EMPRESAS
Seguinos en las Redes Sociales: ESPACIO FUTBOL
VOLVER   SUBIR
ESCUCHAR FM ON-LINE
QUIENES SOMOS
VIDEOS MUSICALES | FOTOS
SERVICIOS
PROGRAMACION
NOTICIAS
CONTACTO
91.5 ESPACIO FM 91.5 ESPACIO FM
Blanes Viale Nº 749, Mercedes, Soriano, Uruguay
Teléfonos: (00598) 4532 6447 / 4532 6448
Mensajes al 094 180 256 / 098 160 271
Copyright © 91.5 Espacio FM   DISEÑO PAGINAS WEB : NIVEL ACTIVO